jueves, 14 de enero de 2016

Cuando se presenta la intuición

La semana pasada viví una experiencia, que me hizo profundizar sobre la intuición. 

Esa revelación que sucede dentro del ser humano, indicándole como actuar ante algo. Es rápida, suave, a veces, contundente y clara. Se manifiesta señalando el camino a seguir, el paso que dar.

Una vez que se presenta, se siente en el corazón, no en el físico, sino en el centro cardiaco, la escuchas, para luego actuar y poner en práctica el mensaje de la intuición. Es sencillo, pero a veces, no sucede así. El pensamiento condicionado se revela y comienza a enredar si lo permitimos.

Su discurso es algo así: "Y si luego pasa aquello", "Y si luego te perjudicas", "Y si luego es peor", en milésimas de segundo, terminas como un "pollo mareado" de tantos "Y sis..."

Puede ser que el discurso mental boicoteador tome el mando, con él llega la confusión y la inseguridad, la intuición queda relegada a un segundo plano, actuando finalmente desde lo condicionado, desde el miedo.

Con la práctica, vamos siendo capaces de escuchar a estas voces condicionadas, sin dejar arrastrarnos por ellas, manteniendo un diálogo firme, amable y consciente, reafirmando lo que se quiere hacer, lo que se siente que toca hacer.

Si todavía no tenemos la práctica suficiente, es posible que surjan frases como: "¡lo sabía!", "¿por qué no me habré hecho caso?", "¡al final me dejé llevar por lo que no quería hacer!", "¡siempre soy la misma/el mismo!", "¡seré zoqueta/zoquete!", el enfado, la rabia, el dolor, la tristeza, campan a sus anchas, haciéndonos pasar un "mal trago".

Este trato despectivo y dañino, no nos ayuda. Lo que nos favorece es hacernos consciente, de que la experiencia nos indica, que necesitamos más entrenamiento, entrenamiento suave, respetuoso, constante, en esta oportunidad se puede aprender de la experiencia, tratándonos con Respeto, Amabilidad y Dignidad.

De esta manera, todo se vuelve más fácil, más claro, más productivo. Estamos en esta vida para aprender. Las lecciones llegan, y vamos dando los pasos que corresponden en cada momento. Si no sale, no nos apresuremos, todavía la lección no está completada. Paciencia, la vida seguirá mandándonos nuevas situaciones para practicar, seamos amables, siguiendo adelante con voluntad.

Nuestra intuición está ahí, funciona. Paso a paso, en la medida de nuestras posibilidades, vamos siendo fiel a ella, ¿qué no es posible por ahora? Pues vive el proceso necesario, ve despejando la mente, limpiándola, poniéndole límites a las voces censuradoras y críticas... Un proceso arduo, no nos vamos a engañar, pero también, viable, satisfactorio, bello, en el cual la constancia es necesaria, la meditación y la voluntad, envolviéndolo todo de Amor y Comprensión.


La intuición, la voz del Alma, escúchala.

Aprovecho este post, para compartir uno de los libros de Carmen Reyes Cardona, "El Alma habla, ¿te escuchas?", con portada de Felipe Juan Pérez Reyes, pintor artístico. Libro para abrir al azar, que contiene 100 frases reveladoras, que nos inspirarán en el tránsito del camino interior y el disfrute de la vida.





La recaudación de este libro va para la ONG ADA, Asociación para el Desarrollo y Autodescubrimiento del ser humano, cuya finalidad es la mejora de las relaciones humanas.

martes, 5 de enero de 2016

Haciendo lo que hay que hacer

Hoy, 5 de enero de 2016, me doy el Regalo de Reyes por adelantado, retomando las publicaciones en este blog.

Un espacio que fue creado, sin tener muy claro el propósito, y, cuando digo: "tener muy claro el propósito", me refiero a esa certeza, que suele aparecer en momentos de la vida de un ser humano, donde lo ves clarísimo... no hay dudas... ¡es, el paso, que toca!

Cierto es, que esa certeza no la sentía, pero la Vida me fue llevando, señales por aquí, miedos por allá, y, finalmente, nació el susodicho.

Hoy comprendo, que es un medio en el que expresarme, un lugar en el que me quito la careta, salgo del personaje y me permito SER. Es como el músico que toca un instrumento porque disfruta de ese momento, de ese instante, en el que no existe tiempo, ni espacio, tan sólo se ES; pues algo así me sucede a mi cuando escribo, no lo hago para nadie en particular, no lo hago para demostrar o aparentar algo, lo hago porque es lo que hay que hacer, porque no es mío lo que escribo, porque no me pertenece, lo hago porque ha de salir, porque hay que dejar que esa energía fluya, porque si no sale me enfermo y no me quiero enfermar, quiero Vivir y Disfrutar de la Belleza, de la experiencia de estar Viva, sin esperar resultados.

Varias, han sido las razones por las cuales he dejado de publicar en el blog, ¿algunas de ellas? ¡venga! las numero:

1. Por no soportar las burlas y comentarios despectivos de personas cercanas a mi entorno.
2. Por no aceptarme a mí misma, tal y como soy.
3. Por no aguantar las interpretaciones y juicios que otros hacen a lo que escribo.
4. Porque he estado en modo "aclarándome conmigo misma" y me he dado este espacio y tiempo, para discernir lo irreal, de lo real, lo falso, de lo verdadero.
5. Por una rebeldía a no hacer lo que siento y ser quien soy.

Ya decía que son varias las razones, y si sigo adentrándome, alguna más encuentro...

Hoy... puedo dar las gracias a esas personas por sus burlas y comentarios despectivos, pues me han ayudado a madurar y a sentirme más segura de mi misma y fortalecida.

Hoy... acepto otro poco más mi Luz, esa Luz que todos llevamos dentro, esa que dejo salir, a través de estas líneas...

Hoy... acepto un poco más las interpretaciones y juicios de los demás, ya no me los quedo dentro, ya no duelen, los dejo pasar, como los movimientos en Aikido (arte marcial de origen japonés. La idea fundamental es no oponerse al atacante, sino "armonizar" con él, por medio de una sutilísima coordinación de los movimientos) ya que comprendo y acepto, que existen diferentes estados de conciencia en el ser humano.



El punto cuatro, ACLARÁNDOME, pues ahí está, en los párrafos anteriores se ve reflejado.

El punto cinco, aquí estoy, ¡atreviéndome a Ser! pues, en la vida, el bienestar interior se resume en eso, en atrevernos a Ser quien realmente somos. Y digo, bienestar interior, pues este blog va enfocado a eso, a hablar de lo que no se ve; pero existe, de lo que comúnmente no se habla; pero sucede... Me refiero, a la Vida interna, la que sucede dentro de cada uno de nosotros, aunque no seamos conscientes.

El nuevo paradigma científico, así lo avala, dice que lo que sucede fuera, es un reflejo de lo que habita dentro. Para el viejo paradigma, por supuesto, que no es así. Viejo y nuevo paradigma conviven juntos, y de momento, así ha de ser, aceptar los ritmos y procesos naturales con Amor y Alegría, es de sabios... No podemos crear un nuevo mundo a nuestra imagen y semejanza, sólo podemos construir un nuevo mundo, una nueva humanidad, entre todos, conjuntamente, en unidad; todos hacemos falta, todos somos necesarios, todos somos valiosos, independientemente de nuestro estado de conciencia.

Hoy... me siento satisfecha... "haciendo, lo que hay que hacer". Siento el latir de la vida en mi interior, una energía muy bonita y poderosa, un Amor inmenso a este mundo y a la humanidad.

Hoy... les deseo, que pasen una víspera de Reyes Esencial.