jueves, 9 de enero de 2014

La Grandeza de lo cotidiano


La grandeza de lo cotidiano, en mi vivir diario, reside en aceptar la vida tal y como es, en aceptar el momento presente como viene, sin escapar de él. Tal vez no sea lo que esperaba, tal vez no sea lo que me gusta.
Dejar de buscar, para ser encontrada por lo que Es. Rindiéndome a lo que es ahora, a lo que hay ahora.

La vida nos da lo que necesitamos, no lo que queremos o ilusionamos. La vida nos da muchos más.
 
Pisar tierra es un descanso, Aceptar lo que es, es un descanso.

Calificamos, opinamos, enjuiciamos... Aceptar, es lo más sencillo, simple y sano.
 
El día a día, nos ofrece todo lo que es Ahora, no lo que proyectamos o imaginamos. Cuando nos rendimos a ello y aceptamos, comenzamos a VIVIR, a sentir la Alegría de Vivir.
 
La mente pensante dice como deberían ser las cosas, pero la realidad es que las cosas son como son ahora, tan simple como eso, podrás enfadarte y eso no arreglará nada, podrás castigarte y eso no solucionará nada, podrás machacarte y exigirte y eso no mejorará nada...
 
Cada momento del día es un regalo para entrar en contacto con la grandeza de lo cotidiano, una oportunidad para descubrir y sentir la grandeza de la vida, el Regalo maravilloso que es estar presente y Vivir.